CONOCE BOIMORTO: LA CUNA DEL FESTIVAL DE LA LUZ, EL CAMINO DE SANTIAGO Y LAS 5 RUTAS

Cada septiembre el pueblo de Boimorto acoge en el seno familiar de Luz Casal nuestro festival pero, sin duda, este ayuntamiento es mucho más que la música que en él suena. A unos 35 km de Santiago de Compostela, la etapa final del Camino Norte se adentra en Boimorto para cruzar praderas, regatos y castaños de gran belleza tras los que encontrar los monumentos y parajes más interesantes del contorno. Desde paisajes idílicos hasta la antigua Vía Romana XIX, los peregrinos caminan sobre un punto clave del mapa en el cual aprovisionarse y decidir la continuidad de su ruta, desviarse hacia el Camino Francés o seguir hacia la Variante de Mota. Así mismo, Boimorto no es solo un lugar de paso dentro del Camino de Santiago, aquí los peregrinos cuentan con la posibilidad de hospedarse en el albergue municipal o de descansar en preciosas casas rurales de la zona. Además, este ayuntamiento rural ofrece un sinfín de panorámicas vegetales que conectan a sus visitantes con la naturaleza y tranquilidad de este lugar a través de sus cinco rutas de senderismo: Ruta de Boimorto: que coincide con el Camino Norte, acaba en Arzúa y pasa por la antigua Vía Romana XIX. Ruta de Dormeá: este paseo recorre los lugares más relevantes de la parroquia de Dormeá, entre los que se pueden visitar varios miradores y construcciones destacadas, como la Capilla de San Brais, el pazo de Vilanova y la Casa Rectoral. Ruta de Andabao: la gran altitud de esta ruta permite disfrutar de los mejores rincones de la parroquia de Andabao, así como de unas vistas privilegiadas del val boimortense. Ruta de Sendelle: un pequeño paseo por los monumentos más destacados de la parroquia de Sendelle, entre los que sobresalen O Pazo de Cuíntas, Fonte do Picho y la Casa Grande do Marco. Ruta de Os Anxeles: una senda que camina por las construcciones más importantes de la parroquia de Os Ánxeles, tales como los pazos de Liñeiro y de Vera, la capilla de Asunción y la iglesia de Santa María dos Ánxeles. Por todo ello, así como por la gran gentileza y hospitalidad de su gente, Boimorto es un lugar ideal en el que desconectar, deleitarse con la tranquilidad y belleza de su paisaje y sobre el que disfrutar de unos días de buena música.